CARGANDO...

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012.

Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

Campismo - Montar una Tienda

Montar una Tienda de Mochila y Tienda

Textos e ilustraciones de Mochila y Tienda

Existen varios tipos de tiendas de campaña, como por ejemplo, tipo canadiense, tipo iglú, tipo tubular y luego mezclas entre ellas para aprovechar sus cualidades. En este caso veremos el montaje de una tienda canadiense que es la más conocida y en todas las marcas usa el mismo sistema.
Lo primero de todo antes de montar la tienda es buscar una buena ubicación. Buscaremos una zona lo más llana posible y que no tenga muestras de anegamiento en caso de lluvia. Luego limpiaremos la zona, sólo las dimensiones de la base de la tienda, de piñas, palos y piedras que nos molesten. Finalmente desenrollamos la tienda y orientaremos la entrada de la tienda hacia el sur o sureste, pues ésta posición es la adecuada para evitar, lo más posible, la entrada de frío y de aire en caso de mal tiempo.

Figura A: Colocaremos la tienda bien extendida y comenzaremos a fijar las piquetas, con el mazo de goma, martillo o piedra, en las esquinas tensando así el rectángulo de la base. Seguidamente fijaremos el resto de piquetas pero sin tensar la tela. Las piquetas tienen que introducirse completamente en el terreno y con un poco de ángulo hacia el exterior.

Figura B: Abrir la cremallera de la tienda y entrar en ella para colocar los dos palos verticales sacando ambos por los ojales de la parte superior. Recuerda colocar los platos debajo de los palos verticales pues así evitarás que se rasgue el suelo de la tienda. Desde el exterior colocaremos los tubillones que separarán la tienda del doble techo ensartándolos en las punta de los dos palos verticales que asoman y luego pondremos el palo horizontal metiéndolo encima de los tubillones. En este momento tendremos la primera parte de la tienda montada, el habitáculo interior. Éste tiene en la parte inferior una base en forma de cubeta, en la cual, también encontraremos unos vientos que fijaremos, primero en las esquinas y no los tensaremos demasiado.

Figura C: Por último extenderemos el doble techo sobre la tienda, tensaremos muy bien desde la esquinas, haciendo que éste tape, excepto la entrada, la tienda en caso de lluvia. Seguidamente fijaremos los vientos anterior y posterior alejando lo más posible de la tienda, así se le da ángulo abierto a la lona haciendo que quede una cámara de aire que bajo ningún concepto debe tocar la tela del habitáculo, pues con la lluvia comunicaría la humedad dentro de la tienda y por lo tanto el agua. Por esta razón nunca hay que colocar objetos entre medias del doble techo y la tienda (botas, esterillas, guitarras, etc.).