CARGANDO...

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012.

Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

Orientación - Brújula

Brújula de Mochila y Tienda

Textos e ilustraciones de Mochila y Tienda

Este instrumento es de vital importancia a la hora de orientarnos en nuestras rutas. Hay muchos tipos de brújulas, diseñadas para usos diferentes, aunque las más comunes son estas dos que tenemos en la imagen. Ambas sirven para prácticas de excursionista, aun así la que más vale para el uso conjunto con el plano es la planimétrica. Consta de:
- Una caja o alojamiento giratorio, con los puntos cardinales (N, E, S y O) y los grados de una circunferencia (0 - 360) indicados en el borde.
- Una aguja imantada suspendida en líquido, con uno de los extremos marcado en rojo, o de alguna otra forma, que señala el norte magnético. El líquido suele ser algún tipo de aceite y sirve para amortiguar y frenar la oscilación de la aguja.
- Una placa de base transparente sobre la que se monta la caja de la brújula y una escala de medición para tomar referencias en el plano.
- A veces incluso un espejo y una muesca en la parte superior para tomar referencias de objetos lejanos mientras observas la esfera y la dirección de la aguja imantada.

Lo primero a tomar en cuenta antes de hacer una medición con una brújula es que no haya ningún objeto metálico cerca, o mejor dicho, en los alrededores, pues puede provocar desviaciones. Incluso otra brújula cercana, una hebilla de cinturón o una grapa en un papel, pueden distorsionar nuestra ruta.
También es importante mantener el aparato en una posición lo más nivelada posible, es decir horizontal, ya que la inclinación puede producir que la aguja imantada no se mueva libremente y nos de una falsa lectura.
Es mejor plantearse varias referencias visibles en la ruta que no una grande a mucha distancia, recuerda que campo a través nunca vas en línea recta y que puedes extraviarte rápidamente si no tienes a la vista tu objetivo.
Toma referencias visuales hacia atrás, si vas a regresar por el mismo camino. Lo mejor es llevar una pequeña libreta para tomar anotaciones de referencias y objetos que encuentras en la ruta porque posiblemente no recordarás todo a la vuelta.

Una vez que sabemos esto ya podemos orientar nuestra brújula. Colócate de pie y señala el objeto que te marques como objetivo, la flecha roja habrá quedado mirando a cualquier otro sitio. Ahora gira la esfera hasta que la N (norte) coincida exactamente con la flecha roja y en la dirección de tu objeto quedará indicada la medida en grados que debes seguir. Ahora cada vez que mires la brújula sólo tienes que llevar la flecha roja a la N y mirar la brújula de frente.

Con respecto al plano hay otro apartado que hace referencia al uso conjunto de los dos, al igual que el cálculo de la declinación magnética o azimut.