CARGANDO...

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012.

Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

Cabuyería - Útiles - Paraboloide

Paraboloide de Luis Gilpérez Fraile.

Textos e ilustraciones de Luis Gilpérez Fraile.
Labores con Cabos. Manual Práctico (1997).

Con este nombre se conocen unos adornos de cuerda muy utilizados en portadas, altares, mástiles, etc., e incluso para adornar paredes de locales. Se pueden realizar muchas composiciones diferentes, pero la técnica a seguir siempre es la misma.

Supongamos, en su forma más simple, una L de madera formada por dos troncos, de longitud la que se necesite y de grosor como para clavar una pequeña punta de hierro o cáncamo. Llamaremos a la parte vertical A y a la parte horizontal B. Como en nuestro caso, A es de longitud doble que B, en el tronco A fijaremos cáncamos (clavos doblados) cada 10 cm., por ejemplo, mientras que en B lo haremos cada 5 cm. Así el número de cáncamos en cada lado es el mismo, en este caso 22 unidades. Podemos iniciar el paraboloide fijando el chicote del cabo en el cáncamo 22-A y llevándolo hasta el 1-B. De ahí lo pasaremos al 2-B y después al 21-A, luego del 20-A al 3-B y asi sucesivamente hasta el último que será del 22-B al 1-A. En la ilustración podremos ver esto claramente. El cabo deberá ir bien tenso y el resultado final será bonito y espectacular.

Evidentemente, no es necesario que los mástiles se crucen en ángulo recto y pueden hacerlo en cualquier otra forma y también pueden tener cualquier medida.